En 2018 se volverán a privatizar las autopistas de peaje en bancarrota

FTPEtrasa: en 2018 se volveran a privatizar las autopistas de peaje en bancarrota

La previsión de ingresos para ellas asciende a 103,7 millones de euros, casi el 90% correspondería a peajes

 

Las autopistas de peaje que se encuentran en quiebra, nueve, volverán a Seittsa (Sociedad Estatal de Infraestructuras Terrestres) el 15 de enero de 2018; la autopista Madrid-Toledo lo hará el 1 de abril del mismo año. Estas acciones están previstas en el convenio suscrito por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y el presidente de la empresa de titularidad pública, Seittsa, Manuel Niño, publicado en el BOE (Boletín Oficial del Estado).

 

La Sociedad se hará cargo de la totalidad de las obligaciones de conservación, explotación y licitación de las autopistas que saldrán a concurso y volverán a manos privadas en el último cuatrimestre del 2018. La vuelta a la licitación de las autopistas por parte de Fomento, según señala el documento, se realizará en ocho concesiones diferentes y no superará el 31 de diciembre de 2018.

 

El convenio fue firmado el pasado mes de agosto y, gracias a él, Seittsa puede iniciar los estudios de viabilidad y demanda pertinentes, además de los pliegos para relicitar los nuevos contratos de gestión de las autopistas. La previsión del beneficio neto de las autopistas es de 34,4 millones de euros para el próximo año.

 

Por otro lado, el Ministerio de Fomento se encargará de tramitar y aprobar el estudio de viabilidad y los anteproyectos de construcción y explotación, y autorizar los pliegos, publicar, adjudicar y formalizar los contratos y ratificar los proyectos que sean presentados por el concesionario.

 

Desde el ministerio se explica que la finalidad de completar la totalidad del proceso en el mismo año responde a que, desde el momento en que empiecen a revertir las concesiones, el Gobierno tendrá la obligación de computar el gasto automáticamente en el déficit público. Con ello, el Ejecutivo quiere evitar que el déficit del 2018 contabilice únicamente los gastos y no los ingresos siguientes. Además, esto constituiría una garantía de cobro para las concesionarias si se diera una reversión anticipada de los activos a la Administración.

 

El importe de la responsabilidad patrimonial de la Administración (RPA) será aquel que compute en el déficit y será fijado conforme a la ley. Después, el concesionario podrá discrepar y presentar un recurso con la finalidad de que sea un juez quien determine la cantidad, pero la RPA oficial inicial dependerá del momento en el que se produzca la reversión.

 

El Estado deberá añadir a la RPA 550 millones de euros en concepto de préstamos participativos, que se dispensaron para la construcción de estas vías y que no se cobrarán después de su liquidación.

 

Los 700 trabajadores de las nueve autopistas que están en concurso de acreedores continuarán con sus empleos.

Los resultados económicos previstos para ellas en 2018 es que ingresen 103,7 millones de euros en total: 93,5 corresponderían a peajes y 10,2 a ingresos de explotación de las áreas de servicio.

 

Asimismo, para el próximo ejercicio se estima que los gastos asciendan a 54,6 millones de euros y los beneficios brutos de explotación (Ebitda) a 49 millones; siendo el beneficio neto de 34,4 millones de euros. Seittsa ingresará las ganancias, el total del saldo positivo cuando se aprueben las cuentas anuales de 2018 será ingresado en el Tesoro. 

 

Fuente: elperiodico.com